miércoles, 23 de junio de 2010

El origen de nuestras zanahorias


   En esta época de Junio nos encontramos esta hierba bianual de la Familia de las Umbelíferas  denominada Zanahoria Silvestre (Daucus carota). Es una planta de tallos hirsutos, ásperos al tacto, de hasta metro y medio de altura con hojas abrazadoras al tallo, muy divididas y grandes umbelas (hasta 10cm), largamente pedunculadas, rodeadas en la parte inferior por brácteas abiertas en estrella alrededor de los radios principales.
   Las flores son muy abundantes, diminutas, de pétalos blancos, a veces rosados y con la flor central de cada umbela carnosa y de color púrpura oscuro o negro.
   Frutos de hasta 4 mm. ovoideos, con costillas espinosas y pubescentes alternadas.
   Es una especie muy variable, con numerosas subespecies, una de ellas es la zanahoria comestible, de raíz carnosa, intenso color anaranjado y de forma de nabo, cultivada desde tiempos antiguos como planta comestible y medicinal.
    Nota: En el huerto, si queremos guardar semillas de nuestras zanahorias comestibles, debemos tener cuidado porque se cruzan muy fácilmente con otras variedades de zanahorias silvestres.

      La zanahoria es una de las especies Umbelíferas con mayor complejidad. Soporta indices muy altos de xericidad,  prefiriendo aquellos lugares donde hay mayor aporte de materia orgánica.

     Origen: Se cree que la domesticación de esta especie comenzó en la región de Afganistán, donde se cultivaban hace al menos 5000 años variedades de reducido tamaño y colores oscuros, probablemente nada apetitosos para nuestros paladares del siglo XXI.
   Fue cultivada y mejorada por griegos y romanos, citándose ya en la obra De Villis en los cultivos de los huertos imperiales del propio Carlomagno. Se conoce que germanos y eslavos también la cultivaron antes incluso de ser conquistados por la poderosa Roma.
   Es posible que otras variedades fueran traídas a Europa con la expansión árabe de los siglos VIII y X, porque en el siglo XII, ya desde Andalucía escribía Ibn al Awam sobre dos variedades, la rojiza morada, y una de inferior calidad, amarilla verdusca, más amarga. En el siglo XVII  horticultores holandeses comenzaron la búsqueda de atractivas y más dulces zanahorias.
   En el siglo XVIII su distribución se haría imparable extendiéndose por el norte de Europa y Estados Unidos para en el siglo XIX extenderse por el sur de Europa, alcanzando finalmente nuestro país.
    La introducción por los árabes de esta hortaliza a través de nuestras tierras Ibéricas dejaría como impronta las raíces arábicas de su nombre castellano más conocido, pues sabido que la palabra zanahoria  parece derivar del término árabe "safunariya", nombre con el que denominaban estos pueblos a esta planta.
    Empleos medicinales: La zanahoria se empleó como planta curativa para la menstruación. Esta planta resulta eficaz como diurética tomada en infusión. 
   También ha estado relacionada con el empleo en perfumería y cosmética, así el aceite que se extrae de su semillas, se ha valorado en la fabricación de bronceadores y perfumería como base de perfumes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada