lunes, 18 de enero de 2010

Turismo de Naturaleza 2ª Parte




                    Fotografia realizada en Cerro Caña (Sierra Córdoba)                


Seguimos hablando de Turismo de Naturaleza


El Turismo de Naturaleza incluye a todas aquellas modalidades del turismo en la que la motivación del viaje o la selección del destino están determinadas por el disfrute de la naturaleza o de los componentes de la misma.
Tenemos que considerar que el turismo  es una actividad que se desarrolla para satisfacer determinadas necesidades del consumidor.
El turismo de naturaleza responde normalmente a una especialización de la motivación vacacional, y por tanto, de partida debemos considerar que compite como tal con el resto de las motivaciones y productos del turismo vacacional,  de los cuales el sol y playa es uno de los más consolidados.


El turismo orientado  a la naturaleza se fundamenta principalmente en el comportamiento y la motivación del posible cliente: un viaje de placer inspirado primordialmente por las características naturales de un área determinada. El viaje tiene como objetivo especifico experimentar este ambienta natural, estudiándolo, admirándolo o disfrutándolo.
El turismo de naturaleza es simplemente el turismo basado en la visita de recursos naturales y está estrechamente relacionado al ecoturismo pero no involucra necesariamente la conservación y la sustentabilidad


El turismo de naturaleza incluye todo turismo dependiente del uso de recursos naturales en un estado poco alterado: paisajes, cuerpos de agua, vegetación y vida silvestre, incluyen actividades que van desde caminatas, aventura, observación de especies entre otras, las que desarrolladas como turismo tradicional de masas y sin control, puede conllevar a la degradación de muchas áreas de gran valor para el futuro, generando pérdidas de la diversidad biológica y cultural (Ceballos-Lascuráin, 1987) base del atractivo turístico del segmento.


La oferta turística en el turismo de naturaleza es de bajo impacto ambiental, muy cuidadoso con la naturaleza, y con la población local. La oferta turística esta despolarizada en el espacio, es decir, los equipamientos turísticos no se concentran todos en un mismo pueblo o ciudad, sino que, al contrario, se dispersan.


El turismo de naturaleza puede mostrar el mejor modelo de desarrollo sostenible del sector turístico, ya que conserva y protege los recursos naturales, valora las manifestaciones culturales locales e integra las poblaciones a la oferta, crea conciencia acerca de la protección del medio ambiente, y tiende a mejorar la calidad de vida de los pobladores del destino.