viernes, 13 de diciembre de 2013

La Bellota. Frutos de Otoño


    Uno de los recursos del bosque mediterráneo es el género quercus. Su fruto, la bellota, una fuente importante de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Las bellotas se pueden comer tanto crudas, como cocidas o asadas. Pueden ser dulces o amargas, al igual que las almendras.


   Existe constancia que desde la antigüedad había asentamientos en Europa cerca de bosques de castaños y robles. Elegían estos lugares porque sabían que eran una buena fuente de alimento. 

    Hay autores que describen el aprovechamiento de las bellotas por los pueblos prerromanos en la península durante la segunda edad de hierro. 

   Nuestros antepasados han incluido en su dieta una alta proporción de productos silvestres y arbóreos, como la castaña, la bellota, la avellana, la nuez, entre otros. 

     Actualmente, nuestro régimen nutricional depende del cereal y de enormes superficies de cultivo. Se han destruido los bosques para sustituirlos por grandes superficies dedicadas al cereal.    

                     

     Consecuencia de esto, en el área mediterránea, ha originado una sequía creciente en intensidad y otros problemas como el empobrecimiento de los suelos.


     ¿Cuál es la composición nutricional de la bellota?

 Agua de 30 a 40% 
 Hidratos de carbono de 60 a 70% de la materia seca
Almidón del 40 al 50 % 
Azúcares como la glucosa y sacarosa 10% 
Lípidos del 5 al 10% de la materia seca 
Ácido oléico superior al 60% 
Proteínas del 4 al 6% de la materia seca 
Fibra del 3 al 7 % 
Taninos el 0,5 % 
Calcio 70 mg/100g de materia seca 
Potasio 600 mg / 100g de materia seca 
Fósforo 80 mg / 100 g de materia seca


     El abusar de alimentos ricos en taninos pueden reducir la absorción de nutrientes como el hierro o las proteínas. Se puede contrarrestar tomando alimentos ricos en vitamina C como el zumo de naranja, kiwi, piña o tomate. 

     Recordar que esto puede suceder sólo en el caso de tomarlos en exceso.


     La bellota es uno de los frutos de otoño, su recolección se hace entre los meses de Septiembre y Diciembre. 

    La bellota madura suele desprenderse del cascabel y es de color castaño oscuro. Inmediatamente después de la recolección se pasa al secado poniéndolas al sol o también se puede hacer extendiéndolas en el suelo en un lugar seco. No deben amontonarse más de unos 8 o 10 cm y se voltean periódicamente para evitar que se enmohezcan. 

     El secado dura unos 25 a 30 días. Luego, las podemos almacenar en un lugar ventilado y seco. Una vez secas las podemos descascarillar fácilmente. 

      Desde el punto de vista culinario podemos emplearla para hacer pan, dulces, café de bellota, salsas. Un derivado que se saca de la bellota es la harina de la misma que se puede emplear para realizar varios platos. 

     Voy a ir experimentando algunas recetas que compartiré en el blog. 

    Su utilización es interesante desde el punto de vista de conservación del medio. La bellota, es uno de los alimentos disponibles en nuestros campos y que con el tiempo ha sido dejado a un lado su uso en la alimentación humana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada