domingo, 21 de agosto de 2011

Cierra los ojos y siente la naturaleza II



Aprender sobre la riqueza del medio que nos rodea es importante para aprender a valorar la vida, nuestro entorno, nuestra cultura y nuestras raices. La diversidad de especies en nuestros campos es un seguro hacía una mayor supervivencia y calidad de vida. Romper los valiosos ciclos de la naturaleza es un paso hacia nuestro declive.

Para los amantes de las aves nos encontramos en una zona para disfrutar de espectáculos singulares como el de las avutardas o los sisones que darán paso a las escandalosas grullas, al ánsar común, al elanio azul y un variado grupo de aves acuáticas en los tres embalses cercanos, el del el de San Pedro y el de Sierra Boyera. Especies como el águila pescadora, la espátula, la garceta grande y el rascón, patos, cigüeñas, garcillas, martinetes... son los pobladores de estos embalses.


Abundan otras aves interesantes: rapaces como el azor común, el águila calzada, el águila imperial, el mochuelo, la lechuza; córvidos como el estornino, cuervo, urraca y otros como el buitre leonado, el buitre negro, el rabilargo, el abejaruco, la golondrina, la codorniz, la perdiz, la paloma, el colirrojo y un gran número de paseriformes como el carbonero, aviones, arrendajo, gorrión, herrerillo, jilguero, petirrojo... surcan con sus vuelos nuestros cielos. Todos tienen una función importante, desde carroñeros que limpian los campos, pájaros insectívoros que nos libran de plagas en nuestras cosechas; otros, como el elanio azul que se alimentan
de pequeños roedores y grandes insectos y que nos sorprende con su interesante vuelo hasta un buen número de rapaces. Dignos de nombrar son también los que se alimentan de semillas y frutos ayudando a la dispersión de las mismas y a la diversidad de las especies vegetales. Un equipo de inquietos trabajadores que se complementan para enriquecer nuestros campos.

Para todos los que practiquen la fotografía, pueden encontrar un marco interesante en esta zona. En el “Aula de Naturaleza Cerro Caña” a kilómetro y medio de Posadilla se encuentra un punto de información Ornitológica, y se realizan cursos, talleres, diversas actividades durante todo el año sobre áreas temáticas como etnobotánica, aves o rastreo de huellas y señales. Si cierras los ojos y te pierdes en el paisaje contrastado a través de las diferentes épocas del año, puedes descubrir los pequeños matices de este pedazo de Sierra Cordobesa en la que nos encontramos