sábado, 12 de diciembre de 2009

Flor y Blanquita


Os presento a Flor y a Blanquita, dos simpáticas conejitas que nos acompañan en Cerro Caña .
Hace unos meses que un amigo me trajo a Flor, la compraron de pequeña para tenerla en un piso, pero ya sabemos que los animales crecen y al final los confinamos a vivir en poco espacio, en una jaula. Un día me llamó y me preguntó si será bien recibida en Cerro Caña. ¡Por supuesto! le contesté, la puedes traer cuando quieras y aquí se encuentra en estos momentos junto a Blanquita (su foto aparece más abajo de estas líneas). Blanquita tiene la misma história que Flor, de la ciudad ha pasado al campo. Cuando llegó, tenía un problema añadido y es que los dientes no se le desgastan como ocurre normalmente a cualquier conejo, con lo cual hay que cortarselos cada cierto tiempo. Flor le ha enseñado a comer muchas de las cosas que antes no comía y ahora tienen la oportunidad de corretear por el patio comiendo hierba a sus anchas aunque luego las guardamos para resguardarlas de los predadores naturales. Da gusto verlas correr y pegar saltos. A los niños que nos visitan les encantan ya que son muy dóciles y les gusta las acaricien.