domingo, 28 de febrero de 2010

El Sapo corredor


Aprovechando unas horas de sol, salí a dar un paseo alrededor de las casas y descubrí un animalito muy quieto en el suelo, era un sapo.  Aquí suelo encontrar muchos sapos, el sapo común (bufo bufo), pero este se diferenciaba por eso llamó aún más mi atención. Es un sapo corredor (bufo calamita). Os dejo unas fotografías y os hablo un poquito de ellos.

El sapo común que estamos acostumbrados a ver por estos campos y por la carretera,  tiene un cuerpo verrugoso, rechoncho y muy robusto. Las hembras son más grandes que los machos. Es terrestre y de costumbres nocturnas. Se desplaza lentamente, es carnívoro y se alimenta de invertebrados e incluso pequeños mamíferos. Hay que tener la precaución de lavarse las manos después de tocarlo pues podría irritar los ojos, labios y partes sensibles.
El sapo corredor es más pequeño que el anterior con las glándulas parotoideas casi paralelas y con una raya de color blanco, es omnívoro en estado larvario y carnívoro en adulto, se alimenta también de invertebrados. Se reproduce al final del invierno hasta principio de verano, casi siempre después de las largas lluvias. Requiere el medio acuático para reproducirse. Es beneficioso e inofensivo para las personas.
En esta zona también podemos encontrar el sapo de espuelas (pelobates cultripes), tiene la pupila vertical y unos espolones o excrecencias negras (espuelas) en las patas posteriores. De unos 10 cm de tamaño.
Importante: Los sapos son unos animales muy beneficiosos para el hombre por la gran cantidad de insectos que destruye.