miércoles, 26 de marzo de 2014

Agua de la Reina de Hungría

Romero, lavanda, hojas de menta y pétalos de rosa

        Una leyenda cuenta que la Reina Isabel de Hungría pidió a un alquimista que le preparara una loción para recuperar su belleza y salud. Este alquimista, hizo un preparado de romero con otras plantas refrescantes y rejuvenecedoras. Se dice, que la Reina rejuveneció, al igual que muchas otras damas que comenzaron a utilizar este preparado. Se pueden encontrar distintas recetas, dependiendo de las fuentes. Vamos a ver una de las posibles preparaciones de este "agua".

Romero, lavanda, hojas de menta y pétalos de rosa

    Lo podemos utilizar como perfume o tónico corporal. Es  excelente por su efecto vitalizante. Favorece la circulación sanguínea. Refrescante, estimulante y depurativo para la piel. Tiene un agradable aroma. 

   Puedes utilizar el Agua de la Reina de Hungría después de la ducha o antes de aplicar cualquier aceite para favorecer la activación de la circulación.

Romero, lavanda, hojas de menta y pétalos de rosa

     La base de este agua es el romero, una planta muy utilizada desde la Antigüedad por sus múltiples propiedades. Vamos a utilizar la maceración de varias plantas para conseguir este tónico.

    Se pueden utilizar las plantas secas o frescas. Yo las he utilizado frescas, ya que ha coincidido con el momento de floración del romero. En la receta que os pongo a continuación, las medidas son para plantas secas, si vais a poner plantas frescas, la medida es la mitad (aunque yo de algunas he añadido un poco más).

    Para aprovechar todas las virtudes de las plantas, es mejor recogerlas en su día más propicio. Por ejemplo, el romero en su momento de floración y a las horas adecuadas donde concentra todos sus aceites esenciales.

Ingredientes:

800 gr de alcohol de 96º
800 gr de hidrolato de azahar
60 gr piel de limón
60 gr piel de naranja
50 gr pétalos de rosas
30 gr de romero
30 gr de lavanda
15 gr de hojas de menta



Agua de la Reina de Hungría

Elaboración:

     En un bote de cristal, poner las plantas que os he enumerado anteriormente, romero, lavanda, corteza de limón, corteza de naranja, hojas de menta y pétalos de rosa. A continuación, añadimos el alcohol y el hidrolato de azahar. Cerramos y lo dejamos en un sitio oscuro que no le de la luz. Lo moveremos cada día y dejamos en maceración entre 15 o 20 días (lo podéis dejar también entre 30 y 40 días)

     Pasado este tiempo, lo filtramos con una gasa de algodón o colador y ya tenemos nuestro tónico listo para comenzarlo a utilizar. Lo guardamos en algún bote de cristal (si es opaco, mejor). También lo podemos poner en un pulverizador.