viernes, 27 de agosto de 2010

El Buitre Negro

                 Buitre negro - Aegypius monachus (Linnaeus,1766)        



  El ave más grande de España: El Buitre negro. En los años 70 esta ave se encontraba en peligro de extinción con menos de 200 parejas reproductoras. Actualmente, han llegado a superar las 2.000 parejas. Aún así, siguen existiendo amenazas para las especies carroñeras  como los venenos y la reducción de alimento.
   Tiene una envergadura alar de unos 250cm e incluso algunos ejemplares pueden llegar a 3m. Las plumas del dorso son marrones con tintes negruzcos, siendo la zona ventral del cuerpo aún más oscura. El cuello y la parte de la cabeza se encuentran totalmente desnudos, mientras que la cara y la parte superior de la cabeza aparecen cubiertas por plumón. En la base del cuello llama la atención un collas de plumas pálidas de pequeña longitud.
   No existen diferencias aparentes entre machos y hembras, aunque sí entre los adultos y jóvenes, que tienen un plumaje casi negro.
   Su silueta de vuelo es parecida a una tabla, con el cuello recogido mientras vuela, la cola corta y triangular y las plumas primarias muy desplegadas, lo que refuerza su empuje hacia lo alto.
   Es una especie que apenas emite reclamos sonoros. En los adultos se han descrito algunas voces, especialmente en la época de cría. Estas son descritas como notas silbantes, maullantes y resoplidos.


                  

      En España lo encontramos en el cuadrante suroccidental de la península ibérica y en baleares (en la parte norte de la isla de Mallorca). Dentro de la Península, reparte su área de reproducción por el oeste de Madrid, suroeste de Castilla y León, mitad occidental de Castilla-La Mancha, noroeste de Andalucía y norte de Extremadura, siempre ligado a los sistemas montañosos de estas comunidades. 
   Se encuentra preferentemente en bosques de encinas, alcornoques y quejigos, a 300 - 1.400 metros de altitud. En las islas Baleares aparece en los pinares de las zonas costeras. 
   Es un ave sedentaria, si bien los individuos jóvenes realizan largos viajes exploratorios al emanciparse de los padres. Su comportamiento es menos gregario que el de los buitres leonados.
   Es una especie monógama y anida en los árboles.
   Su dieta consiste principalmente en carroña de cadáveres de mamíferos de tamaño mediano o grande. Aunque en sus nidos se han encontrado restos de  conejos, tortugas, lagartos, ardillas, que hacen suponer que también pueden capturar pequeñas presas vivas.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada