jueves, 23 de octubre de 2014

Tahini casero

Tahini casero


      La tahina o tahini (en turco, tahin) es una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molido (también llamado ajonjolí). Es una de las pastas o salsas más típicas de la cocina árabe.

     En Turquía, la tahina mezclada con pekmez (algo como sirope o arrope) se consume comúnmente como desayuno de invierno.

     Hacer tahini en casa, es fácil y sencillo. Ahorramos también dinero porque este producto es caro. Se puede hacer de distintas formas, yo os voy a mostrar aquí una muy básica.

Ingredientes:

200 gr de semillas de sesamo crudas
50 ml de aceite de sesamo (se puede utilizar otro aceite)
Sal marina

Preparación:

     Primero triturar las semillas de sesamo. Yo he utilizado un mortero japonés llamado Suribachi (surikogi). Tiene unas estrias que facilitan la molienda de las semillas. Se utiliza haciendo presión. Yo he utilizado las semillas crudas, también se pueden tostar para realizar el tahini, pero en este caso, lo hago crudo.
   Se procesa a continuación con el aceite y un poquito de sal. Se queda una pasta más densa que va aligerando conforme incorporamos el aceite. En vez de aceite, se puede utilizar agua.
   Utilizo aceite de sesamo también, de presión en frio. Productos ecológicos.

    Otra idea es añadir un poco de ajo, zumo de limón, pimentón o perejil.

Tahini casero

       Es un alimento que resulta muy beneficioso  , ya que contiene una gran cantidad de ácidos grasos insaturados, sobre todo el ácido oléico y linoléico.
      
      También es muy rico en Vitamina E, lo que lo convierten en un antioxidante natural.  
   
     Tiene un gran aporte calórico, por lo que no se aconseja un consumo elevado del mismo, ya que aporta unas 600 calorías por cada 100 gramos consumidos.